Las voces del carnaval de Andalucía occidental

Siempre que hablamos del argot de cualquier disciplina, arte o ámbito, nos solemos encontrar una riqueza léxica que aporta una amplia diversidad para expresarnos en cualquier conversación que tengamos sobre el propio arte o campo en cuestión. Hay miles de patrones que determinan el uso de un argot determinado, pero el mayor causante de esa diversidad suele ser el el “conocimiento” y las “tradiciones” locales (si nos referimos al ámbito geográfico) y de cada comunidad.

Sucede con multitud de elementos y de objetos que, dependiendo del lugar donde se hable del mismo, será denominado de una forma u otra. Evidentemente, en el carnaval también sucede en el ámbito de la denominación y la terminología del conjunto vocal de las agrupaciones de esta tradicional fiesta andaluza.

Y, al igual que el resto de objetos denominados dependiendo del ámbito geográfico, el carnaval también ‘sufre’ una estandarización de un léxico ubicado en una zona de mayor influencia mediática, social y cultural.

           
Precisamente, eso es lo que sucede con la denominación de las voces en el carnaval gaditano. El carnaval se ha extendido mediáticamente como la espuma, desde los años noventa gracias a la difusión que la televisión pública andaluza le ha dado, junto a la publicidad y calidad que las agrupaciones han aportado a esa expansión. Esa expansión se ha llevado consigo un conjunto de elementos que han derivado en un proceso de estandarización del ámbito mediatizado gaditano: el estilo musical, puestas en escena, forma de celebrar la fiesta, vocablos referentes a ensayos, conceptos musicales y, en este caso, voces.

COMPARSA "LOS PIRATAS" (1998)

Como hemos entrado a valorar esa denominación gaditana estándar de las voces, vamos a comenzar partiendo desde ahí, desde Cádiz, para contemplar la riqueza léxica que la música vocal carnavalesca tiene en nuestra zona occidental andaluza.

Lo primero es hacer una clasificación de las voces estándar en el carnaval gaditano. Para que nuestra explicación sea efectiva desde un punto de vista musical, vamos a ejemplificar la altura de las voces y su ámbito, tal y como www.wikipedia.org realiza en su punto 6 ‘voces’ de la wiki-entrada ‘Carnaval de Cádiz”. 

Tomando como referencia asignada la nota Mi como nota base, podremos clasificar las voces grave a agudo de la siguiente forma: Bajo (Mi grave), Tercera (La grave), Segunda (Do), Tenor (Mi), Octavilla (Sol) y Contralto (Do agudo).

COMPARSA "LA SERENÍSSIMA" (2012)

Este tipo de denominación y esa altura son referencias básicas, puesto que después cada agrupación juega con las voces de todas las formas posibles dando saltos y suprimiendo voces, utilizando sólo varias, etc.; pero en definitiva, se trata de el uso léxico de base para denominar las voces que están situadas en esos determinados ámbitos vocales.

Sin embargo el compendio de tenor, octavilla, contralto, segunda, tenor, etc. no se utiliza en todos los ámbitos geográficos de la misma forma y bajo la misma denominación. Y no solamente esos ámbitos vocales, sino por ejemplo, otro aspecto vocal que difiere mucho en su denominación en función del ámbito geográfico son los, denominados genéricamente, contracantos.



Realizando un viaje léxico vocal podemos comenzar por el carnaval ayamontino. En Ayamonte se denomina tenor y segunda, de la misma forma que la estandarizada gaditana, pero a las voces agudas octavilla y contralto se le denominan, sin distinción, ‘altos’, al igual que tienen una forma muy peculiar de llamar a los contracantos: fugas. Al no existir en la actualidad la modalidad de coro y no tener datos suficientes para la voz denominada tercera, no podemos ocuparnos de la denominación de la misma y del bajo. 

COMPARSA "EL MUELLE DEL SUR" (2006)




En Isla Cristina sucede algo muy autóctono y peculiar que dota de mucha personalidad a la terminología vocal en este pueblo costero. Al tenor se le denomina ‘la real’ y al igual que en Ayamonte, las voces agudas no se distinguen y se denominan ‘altos’, por igual. Sin embargo con las voces graves existe una peculiaridad ya que el ámbito de la segunda como tercera mayor del tenor, no suele ser muy utilizado por las agrupaciones de Isla Cristina, quienes conforman un registro de voces con una distancia más amplia entre ‘la real’ y el bajo, como denominan los isleños, a la voz que en Cádiz se conoce como tercera. 

En el caso de los coros, siempre se le ha denominado bajo a la voz que realizan estos componentes, aunque suele corresponderse tanto con el bajo gaditano, como con el bajo isleño del resto de agrupaciones que se sitúa en la tercera gaditana. Sin embargo, Isla Cristina conserva la denominación de ‘contracanto’ técnica y tradicional para este tipo de recurso vocal.

COMPARSA "LA ORILLA DE LA SAL" (2007)



En Punta Umbría se ha adoptado casi en su totalidad la terminología gaditana de tercera, segunda, tenor, octavilla y contralto. Sin embargo, a los contracantos les denominan ‘contrapeaos’


COMPARSA "EL CAPITÁN DE LA PLAYA" (2011)



En la capital onubense existe una denominación parecida a la isleña y la ayamontina que viene a corroborar la no distinción que se realiza de las voces agudas denominadas ‘altos’, aunque en el caso de la capital onubense, por razones de enclave, influencias, posición y mentalidad social, se está adoptando la forma gaditana estandariza de distinguir el contralto y la octavilla. En el caso de los bajos, se conoce tal voz y se le denomina de tal forma, aunque al igual que en Punta Umbría, no existe una tradición de esta modalidad de agrupaciones. De hecho, prácticamente esta modalidad es inexistente.


COMPARSA "LA COMPARSA DE CRISTÓBAL" (2012)



Una vez que nos salimos hacia fuera de la provincia de Huelva, y vamos a Sevilla, nos encontramos con que la capital hispalense y carnavales como Alcalá de Guadaira, Coria, Dos Hermanas y demás pueblos, han adoptado la denominación gaditana. En este caso se trata de una adopción lógica desde el punto de vista social y mediático, teniendo en cuenta que el carnaval gaditano ha ejercido mucha influencia en la provincia hispalense.

COMPARSA "LOS MAJARETA" (2005)



Sin embargo, el caso más curioso sucede en la famosa y conocida localidad de El Puerto de Santa María. Teniendo en cuenta que se encuentra a 8km, por mar, y 21 km por carretera separada de Cádiz, que aporta agrupaciones todos los años al carnaval gaditano, que tiene un hueco importante dentro de la tradición e historia del concurso capitalino, la localidad portuense denomina a las voces de una forma muy propia y característica que sorprende al tener en cuenta la cercanía de Cádiz y que conserve este tipo de denominaciones. El tenor, la segunda, la tercera y el bajo se llaman de la misma forma que en Cádiz, pero a la octavilla se le menciona como ‘primerita’ y al contralto como ‘alta’. Eso sí, conserva la tradicional denominación de ‘contracanto’ frente a la gaditana denominación de ‘coros’. 


COMPARSA "MEDIO SIGLO" (2010)



En resumen, podemos concluir que en la provincia de Huelva y en el Puerto de San María se adopta una terminología vocal más personal y alejada de la estandarización gaditana, gracias a la tradición que tienen estos pueblos por su historia carnavalesca. Y, por otro lado, deja patente que el carnaval gaditano y sus voces, se van expandiendo por zonas geográficas que comienzan su andadura musical en esta fiesta a través de sus agrupaciones. Esto deriva en que las voces del carnaval de Andalucía occidental, son muy ricas y diversas, y por supuesto convierten al propio carnaval y su música, en algo con la misma riqueza y diversidad.


AUTOR DE LA ENTRADA
Juan Francisco Palacios Lanzas

Flauta y tamboril. Gaita de Huelva, gaita rociera, gaita andaluza

El tamborilero de las tierras de Huelva con la gaita y el tamboril, la flauta y el tambor, festeja y celebra con su música romerías, cruces de mayo, alboradas, procesiones, danzas...
La flauta o gaita de la provincia de Huelva toma las denominaciones de flauta rociera, gaita rociera o incluso pito rociero, cuando celebración y tamborilero se asocian a la Romería del Rocío, a las comarcas del Condado onubense y del colindante Aljarafe sevillano. Por extensión, esta flauta de tres agujeros acompañada de su inseparable tamboril o tambor, se expande como flauta o gaita andaluza, como flauta o gaita de Andalucía.

La trompa alpina

En el transcurso de la historia, la trompa alpina cayó casi completamente en el olvido. Con el romanticismo en el siglo XIX, el folklore y el turismo, la trompa alpina vivió su renacimiento y se convirtió en símbolo nacional.



Agrupaciones y música de Carnaval en Huelva y Cádiz. Las comparsas del XIX

Durante el siglo XIX las manifestaciones musicales eran habituales en la fiesta de Carnaval. En bailes de máscaras, calles, plazas, establecimientos públicos (cafés, restaurantes, etc.), casas particulares así como otros lugares y espacios, las comparsas, nombre genérico de las agrupaciones de Carnaval en la época, participaban en la fiesta. A éstas se les sumaban otros grupos musicales que ofrecían sus servicios (como solían hacer el resto del año) amenizando los bailes, dando conciertos o desfilando por las calles: rondallas, bandas de música (municipales y militares), coros, orfeones y estudiantinas o tunas.


La Esquila. Minas de Riotinto (Huelva)

La Esquila de Riotinto, localidad de la cuenca minera de Huelva, representa una práctica musical que toma su nombre de la esquila o campana que porta uno de sus intérpretes y que guía a los violines, guitarras, bandurrias y laúdes que acompañan el canto de hombres durante las nueve noches de la Novena a la Virgen del Rosario. Sólo el amanecer, con el Rosario de la Aurora, silenciará el rezo cantado de la Esquila. 


Huelva en Semana Santa

La Semana Santa es una de las fiestas de mayor arraigo social y cultural actualmente en nuestra provincia ya que, aparte de su relevante e inicial dimensión religiosa, comprende numerosas tradiciones y prácticas culturales y artísticas, desde la literatura a la música. Hablar de la Semana Mayor supone ocuparnos no sólo de la representación de la pasión de Cristo durante siete días, sino de todo un pueblo volcado por las calles de la ciudad, pasión, sentimientos unánimes, olor, música… Es tal la dimensión que ha ido alcanzado desde sus inicios hasta el día de hoy, que esta fiesta en nuestra ciudad ha venido a ser considerada de Interés Turístico Nacional.

 Huelva en Semana Santa

Campanilleros de Bollullos (Huelva)

La tradición nos habla de una celebración ligada en su origen a conventos y monasterios pero que, posteriormente, fue acogida por el pueblo en sus celebraciones en honor a la Virgen del Rosario. Hoy por hoy, los campanilleros se relacionan con las fiestas de Navidad en Andalucía, con canciones que anuncian el nacimiento del hijo de Dios, aunque alejados de la práctica religiosa, generando una manifestación cultural y musical propia de la celebración navideña.



Benedictos de Bienvenida (Badajoz)

En la noche del Viernes Santo, la procesión del Santo Entierro en Bienvenida (Badajoz) avanza acompañada por los originales cantos de los Benedictos, hombres cubiertos con capas negras.

Benedictos en el Santo Entierro de Bienvenida, Badajoz